BODEGAS VIÑEDOS OZONO

 
 

TECNICA RILIZE DEL OZONO

Rilize s.l. utiliza la tecnología más avanzada y última generación, en la fabricación y producción del ozono, necesario para poder lograr todos los beneficios – que son muchos – de la utilización del ozono en frutas y verduras. Es imprescindible lograr unas concentraciones de ozono residual de 1-3 ppm ó más y nuestros generadores de ozono Rilize lo consiguen con altas concentraciones de ozono residual estable, en torno al 20 % en peso, 260 mg/l en volumen, 7 ppm en agua ± 5%, 100% libre totalmente de óxidos de nitrógeno NOx. Además, no utilizamos alta tensión, pudiendo trabajar en ambientes hasta del 85 % de humedad. Por otro lado, no requiere tratamientos de aire complicados y costosos; secadores, compresores, depósitos, concentradores de oxigeno, bombonas de oxígeno, etc.

Nuestro objetivo es ahorrar energía manteniendo la generación de ozono permanentemente estable en el tiempo, con mínimo mantenimiento.

BODEGAS Y VIÑEDOS APLICACIONES CON OZONO

El ozono (o3), en las bodegas, es la solución para conseguir una sanitización única de con los nuevos avances en el saneamiento con ozono. Su desarrollo e investigación confirma la eficacia del ozono en barricas, líneas de embotellado, corchos, utensilios, tanques y muchas otras aplicaciones en la bodega y el viñedo.Es un desinfectante que trabaja en frío, orgánico versátil para la bodega, que actúa entre 600 y 3000 veces más rápido que el cloro y sus derivados. La desinfección tiene un papel crítico en la elaboración del vino.

Históricamente, las bodegas han utilizado cloro (y otros productos químicos) y calor (agua caliente y / o vapor) para el saneamiento, pero estos métodos tienen diferentes inconvenientes y limitaciones. El ozono tiene varias características que lo hacen excelente para el saneamiento en las bodegas porque es un desinfectante independiente que simplifica el saneamiento, es rentable, seguro de usar, ahorra agua y energía, y es amigable con el medio ambiente. Además, se produce in situ, se disipa en oxígeno después de realizar su trabajo, reduce al mínimo la compra, el almacenamiento, mezcla y eliminación de productos químicos.

El ozono es un desinfectante frío que ahorra energía, no deja sabores en los barriles, y minimiza los costes de mantenimiento en la línea de embotellado y destruye, mucho más ampliamente que los productos químicos, las bacterias, hongos, mohos, levaduras, esporas y quistes; es 10 a 5000 veces más rápido que los productos cloro, yodo, etc. y también destruye los sabores desagradable y compuestos que causan olor porque tiene un pH neutro que no cambia el equilibrio ácido / alcalino.

El ozono fue aprobado por un grupo de expertos de la FDA como GRAS (generalmente reconocido como seguro) para su uso como desinfectante en 1997 y fue aprobado por la FDA para su uso con frutas, verduras, carnes, aves, etc., en junio de 2001. El ozono fue aprobado por la Regla orgánico del USDA en 2000.

El ozono se convierte a oxígeno molecular y atómico, sin dejar subproductos o contaminantes residuales indeseables. El ozono a diferencia de los productos químicos halogenados, es decir, cloro, yodo, etc., no genera precursores del TCA o subproductos de hidrocarburos halogenados peligrosos, como los THM.

La aplicación del ozono en la Bodega

El ozono se ha convertido en un desinfectante único para la bodega. Su uso permite al enólogo producir un mejor producto a través del control de los organismos de descomposición, moho y hongos en la bodega. No se requiere enjuague después del saneamiento, que reduce los tiempos de saneamiento y el uso del agua.

Embotellado en Línea

La conservación del agua y el mantenimiento de la esterilidad de la línea de embotellado son una preocupación importante para las empresas bodegueras. La única posibilidad de “desinfección en frío” eficiente es el ozono, combinado con sus cualidades no contaminantes y bajo consumo de agua, lo convierten en una excelente alternativa a vapor y agua caliente.

La expansión y contracción de componentes de la línea de embotellado creados por calor contribuyen al estrés a largo plazo y daño a las líneas de embotellado. El uso de agua fría acuosa elimina estas tensiones resultantes en menos tiempo de inactividad línea de embotellado y costo de mantenimiento. La prevención de la transferencia de los organismos de descomposición en la bodega es importante para la calidad del vino y una de las principales preocupaciones del enólogo.

El ozono en agua se puede utilizar para desinfectar rápidamente todo el equipo que entra en contacto con el vino eliminando el movimiento de los microbios no deseados dentro de la bodega.

Saneamiento de Superficies

El ozono o3, desinfecta los suelos de la bodega, las paredes, los desagües y otras superficies que con ozono acuoso reduce microbios (hongos, levaduras y bacterias), mantiene la bodega sanitizada, y elimina los malos olores ambientales.

Saneamiento barril con ozono

Es importante entender que el barril tratado con ozono consigue prácticamente una esterilización del mismo. La superficie de barriles no tienen una superficie lisa, es más como una esponja 4-5 mm, a menudo con ampollas. La porosidad de los barriles proporcionan demasiados rincones y grietas para un buen crecimiento bacteriológico. El tratamiento con ozono de barriles está diseñado para eliminar los microbios.

Este concepto de control microbiano es especialmente importante cuando el ozono se utiliza para tratar barriles con altas poblaciones de microbios, que pueden producir sabores desagradables o causar la alteración del vino.

Muchas bodegas han implementado el uso del ozono como parte de sus prácticas de lavado de barril. El procedimiento estándar para el lavado barril varía según las bodegas, pero que por lo general incluye una alta presión, enjuague con agua caliente, seguido de un tratamiento de agua de ozono disuelto. La concentración de ozono aplicada, así como el tiempo de reacción del contacto en los barriles, depende de la cantidad y la naturaleza de la microbiología existente. Las cantidades más grandes de microbios en barriles contaminados requieren tratamientos más largos, pero las dosis más pequeñas pueden ser requeridas para manejar los materiales sensibles.

Por ejemplo, una concentración de ozono residual de 2,5 ppm durante dos minutos en barriles sanos, después de un lavado con agua caliente, es suficiente. Si el barril está contaminado gravemente, puede ser necesario un tratamiento de cinco minutos o mas concentraciones en partes por millón con ozono (o3).

Saneamiento del Aire

El uso de ozono gaseoso para controlar el moho, que son los organismos responsables de los olores en el aire, es una práctica común en las bodegas. El ozono gaseoso también se ha demostrado que reduce los insectos en general, por ejemplo, las moscas de la fruta, que no sólo son una molestia sino que también son importantes transmisores en el movimiento de los organismos responsables de alrededor de la bodega.

La aplicación de ozono en el viñedo

La acción germicida directa de ozono es bien conocido contra todos los tipos de microorganismos, tales como hongos, bacterias y virus y destruye bacterias como Pseudomonas, Flavobacterium, estreptococos, legionella, etc. El ozono es especialmente eficaz contra hongos y bacterias, que son la principal causa de la degradación de la vid y, además, es muy eficaz contra estos microorganismos, que son capaces de propagar y reproducir en condiciones muy duras y extremas.

El ozono tiene una capacidad de desinfección muy potente y fuerte y, por lo tanto, destruye residuos orgánicos mediante la oxidación de la misma. También es muy amigable con el medio ambiente, ya que no deja atrás ningún residuo nocivo y vuelve de nuevo al oxígeno molecular y atómico a diferencia de pesticidas, fertilizantes y aditivos utilizados a partir de cultivos en crecimiento.

El uso de agua para el riego de ozono disuelto asegura que las plantas crecen más vigorosamente y serán más saludables, libres de cualquier tipo de enfermedades contagiosas.  Además, el ozono no requiere un momento específico para su aplicación en la cosecha y se puede utilizar inmediatamente antes de la cosecha.